Desodorantes

Pasar de un desodorante convencional, o llevar usándolo prácticamente toda la vida y cambiarse, no es sencillo. Seguro que ya lo habrás leído, pero al igual que ocurre con el...
Pasar de un desodorante convencional, o llevar usándolo prácticamente toda la vida y cambiarse, no es sencillo. Seguro que ya lo habrás leído, pero al igual que ocurre con el cambio de usar un champú convencional a uno completamente natural, el cambio puede llegar a ser inesperado; con el desodorante sucede exactamente lo mismo. ¿Por qué? Porque el efecto de los desodorantes es tan artificial y tan diferente a lo que podemos esperar de un desodorante natural que simplemente no podemos esperar el comportamiento de un desodorante natural como si fuese uno convencional. Son dos escalas de medir diferentes y el natural exige más cuidados. Lo que debe estar claro es que el efecto que se produce con un desodorante convencional, sobre todo si es anti-transpirante es algo totalmente diferente al efecto de un desodorante natural. Cuando tienes la intención de pasarte a un desodorante sin tóxicos, que cuide tus axilas, tu cuerpo agradecerá esos consejos: primero debes saber si el problema está en que sudas demasiada cantidad o que el olor es muy intenso. Si es el primer caso, estupendo, es buena señal. Significa que tu cuerpo se renueva estupendamente. En este caso puedes combinar tu desodorante con polvos de seda o de arroz. Si es el segundo caso te recomendamos que exfolies tus axilas suavemente y añadas 1 o 2 gotas de aceite esencial de árbol de té a tu desodorante (o elige uno que ya lo contenga)

Filtrar por

Precio
Fabricante
Remedios para la piel
Ethics