VIDA SEDENTARIA: RIESGOS

La vida sedentaria y todos los malos hábitos que la acompañan suponen uno de los mayores problemas de salud a los que nos enfrentamos hoy en día. Ser conscientes de esto y hacer pequeños cambios en nuestra vida puede suponer todo un cambio para el futuro de nuestro bienestar tanto físico como mental. Por eso en Cosmethics queremos poneros al día de los riesgos que entraña el sedentarismo para posteriormente ir dando pequeños consejos para una vida más saludable.

Alternativas a una vida sedentaria

La vida sedentaria está de moda. Es una de las consecuencias de la sociedad moderna y la base de gran parte de las enfermedades del siglo XXI. Mientras una parte de la población toma consciencia de este problema y se calza todos los días las zapatillas para hacer deporte, otra gran parte pasa directamente del sillón de su oficina al de su casa, sin ser consciente muchas veces del riesgo que este comportamiento entraña para nuestra salud.

El sedentarismo es la falta de actividad física regular, definido por la OMS como “menos de 30 minutos diarios de ejercicio regular y menos de 3 días a la semana”. Según este mismo organismo, aproximadamente 3,2 millones de personas mueren a causa del sedentarismo cada año y las personas con poca actividad física corren un riesgo entre un 20 y un 30% que las otras de morir por cualquier causa. Estos datos dan buena fé de la magnitud del problema.

Pero llevar una vida sedentaria no es solo algo que dependa de actitudes individuales, si no que es el resultado del modo de vida de las sociedades modernas. Realizar ejercicio físico supone un esfuerzo a mayores en nuestra actividad diaria llena de comodidades y la capacidad para llevarlo a cabo va a depender tanto de nuestra voluntad como de nuestro tiempo disponible, acceso a instalaciones o el conocimiento que tengamos sobre la importancia de la actividad física. La vida sedentaria suele ir ligada también a una mala alimentación y a malos hábitos de vida como el consumo regular de tabaco y alcohol, creando un perfil de persona propensa a sufrir numerosos problemas de salud. De todas formas nunca es tarde para hacer pequeños cambios en nuestra vida que pueden reportar enormes beneficios y reducir los riesgos de una vida sedentaria:

Enfermedades cardiovasculares: Si no hacemos ejercicio regular la sangre no fluye correctamente por los vasos sanguíneos, dando lugar a posibles bloqueos, arteriosclerosis o incluso paros cardiacos.

Diabetes: El ejercicio físico mantiene nuestro nivel de glucosa a raya, consumiendo los excesos de nuestra dieta. La falta de este puede elevar los niveles, dañando las células del páncreas y aumentando el riesgo de diabetes.

Insomnio y estrés: Cuando practicamos ejercicio nuestro cuerpo segrega endorfinas que hacen que nos sintamos mejor y reducen nuestro estrés, actuando como factor protector contra problemas, como la ansiedad o la depresión. Además ayuda a dormir mejor y un buen descanso es vital para nuestro funcionamiento físico y mental.

Sistema músculo-esquelético: Si no hacemos ejercicio nuestros músculos perderán fuerza y los huesos se volverán más frágiles y débiles. Problemas de postura, caderas, columna, fracturas, osteoporosis o artritis son algunas de las complicaciones asociadas.

Cáncer y envejecimiento: Pasar muchas horas sentados al día aumenta el riesgo de padecer algún tipo de cáncer. Nuestras células se oxidan más y se regeneran menos, acelerando el proceso de envejecimiento, tan patente en nuestra piel.

Sistema inmunológico: La actividad física fortalece nuestras defensas y reduce la inflamación. Las personas sedentarias tienen mayor riesgo de padecer enfermedades infecciosas y inflamatorias.

Photo from: breakingmuscle.com/mobility-recovery/this-year-exercise-less

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados