Éste es el resultado de la segunda semana a dieta.

Vuelvo a reconocer que no me he vuelto a portar escrupulosamente bien. Pero esta vez me ha sido un poco inevitable, y de hecho sucede con frecuencia cuando haces dieta (¡y cuando no!): que te inviten a comidas sociales. ¿Qué hacer? Pues claramente confinarse en casa no es parte de la solución por lo que lo mejor es pedir consejo y seguir algunos trucos.

Esta semana creo que me he portado un poco mejor. No me zampado chocolate ni nachos, y no se me ha antojado nada extraño. He seguido las recomendaciones de la dietista. De hecho, podría decir que si comes regularmente tienes menos antojos. Creo que he conseguido moderar la cantidad de pan… aunque no lo suficiente (la próxima semana lo haré aún mejor). ¡Pero! he tenido nada menos que ¡cuatro! comidas sociales, así que he pedido consejo urgente a la dietista de menudiet y además he intentado moderarme mucho. Podéis leer aquí algo muy parecido a lo que me ha recomendado.

Aún siguiendo en la medida de lo posible los consejos para moderar los consumos en los días sociales, he notado el frenazo en la evolución del peso, por lo que si vais a hacer dieta sin duda hay que pensar en hacerla durante los meses de menos compromisos sociales, porque aunque puedes controlarte mucho y mantenerte en tu peso, bajar de peso ¡es otra cosa! Requiere control y empeño.

Con tanto evento mis resultados semanales han sido muy sido flojos:

Evolución de peso desde la cuenta de Menudiet
Resultados de la complicada segunda semana a dieta.

Esta semana también se presenta difícil: estoy cuatro días de viaje, así que voy a tener que exprimir los consejos de días sociales ¡para no retroceder lo conseguido! Y además intentaré hacer un diario (nada de ir contando calorías, algo más suave de comidas (como me propone Cynthia de Menudiet) para mostraros como me las apaño siguiendo sus consejos.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados