Dieta: ¿por qué fracasamos?

Cada día, son muchas las personas que comienzan una dieta o plan de alimentación para lograr un objetivo: bajar de peso, mejorar algún aspecto de su salud, etc. Uno de los problemas más comunes a la hora de enfrentarse a una “dieta” es el pre-concepto que a veces tenemos de ellas. Cuando hablamos de hacer dieta pensamos en una especie de castigo que tenemos que cumplir para lograr nuestro objetivo, haciendo que fracasemos la gran mayoría de las veces.

Dieta saludable y variada
Dieta saludable y variada

Cumplir una dieta se ha convertido prácticamente en una moda. Esta es una de las grandes razones por las que fracasamos tanto en el intento de seguir una, como en la conquista de sus objetivos. Vivimos en la sociedad de la inmediatez. Queremos de todo y lo queremos ya y la publicidad y los medios de comunicación favorecen esta filosofía. Nos empeñamos en cumplir a rajatabla unos requisitos que suponen un cambio radical en lo que venía siendo hasta ahora nuestra alimentación y esperamos obtener unos resultados muchas veces inalcanzables y prácticamente de forma instantánea. Esto genera una enorme frustración y desánimo que nos hace caer de nuevo en nuestras malas costumbres alimentarias.

En ocasiones especiales podemos precisar hacer un plan dietético limitado. Diabetes, obesidad, intolerancias alimentarias… son problemas que requieren dietas concretas y ajustadas a cada persona. En estos casos sí que se debe cuidar la alimentación al máximo y seguir las recomendaciones adecuadas, simpre de la mano de un equipo médico.

En cambio, si eres una persona aparentemente sana y lo único que precisas es mantener tu peso y tu salud, no son necesarias las dietas estrictas. Es más, muchas de ellas prometen efectos a corto plazo y pueden poner en peligro nuestra salud. Además el posible fracaso y la insatisfacción que esto genera, puede desencadenar el abandono del tratamiento y el llamado efecto rebote.

Si de verdad queremos ganar en salud debemos de evitar la idea de hacer una dieta durante un plazo de tiempo determinado y empezar a pensar en un proceso más bien largo en el que mejoraremos nuestra alimentación paulatinamente y de forma permanente. Evitar las dietas restrictivas y los cambios radicales en nuestra alimentación puede ser una de las bases fundamentales para conseguir lograr unos objetivos más realistas.

Tenemos que tener en cuenta que los cambios en nuestro organismo se producen despacio y que los beneficios de una dieta saludable van a ser a largo plazo. No debemos de frustrarnos si al principio no notamos los beneficios esperados. Además, no debemos olvidar que, para que una dieta sea efectiva, debemos acompañarla de una rutina de actividad física y de hábitos de vida saludables.

CONSEJOS PARA UNA DIETA MÁS SALUDABLE:

Si deseas cambiar tu alimentación para que sea más saludable, en Cosmethics te damos unos pequeños consejos para evitar que fracases en ello:

Conciénciate. Sé plenamente consciente en todo momento de que es un proceso lento, de que los resultados no son inmediatos y propón unos objetivos realistas y saludables. Debes tener paciencia y evitar frustrarte en el primer intento.

Realiza pequeños cambios: No intentes cambiar todos tus hábitos de golpe. Haz pequeños cambios de forma paulatina e incorpora nuevos alimentos en detrimento de otros menos saludables.

Haz ejercicio: Una buena alimentación, para que sea verdaderamente saludable, debe ir acompañada de ejercicio diario. Además, el deporte mejorará tu autoestima y reducirá tu estrés, haciendo los cambios más llevaderos.

Come de todo: Incluye todos los grupos de alimentos en tu dieta. Eso sí, teniendo en cuenta las proporciones y cantidades de cada uno para llevar una alimentación equilibrada. La dieta no debe ser una tortura, pero sí cumplir unos requisitos básicos. No te prives de un capricho, pero intenta no excederte y disfrutarás más de ello.

No te saltes comidas: Lo más recomendable es hacer 5 comidas diarias. Saltarse alguna, sobre todo el desayuno, no es saludable y hace que tengamos más ansiedad por comer y que después nos peguemos atracones innecesarios.

Infórmate: Sé conscientes de qué te llevas a la boca en cada momento. Conocer los alimentos y sus propiedades ayuda que nosotros mismos seamos capaces de crear una dieta variada y saludable.

Estos pretenden ser unos simples consejos para un cambio hacia una alimentación más sana equilibrada. Si crees que debes perder peso o padeces algún problema de salud recuerda que debes acudir siempre a tu médico o nutricionista. Ellos sabrán qué recomendarte para tu caso concreto.

Photo from: https://es.pinterest.com/pin/452822937506327317/

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados