Consejos para pasar una dulce navidad pero con mucho menos azúcar

La Navidad ya asoma por la puerta y con ella los excesos de las comidas familiares, las cenas de empresa o las noches de fiesta. Mucha gente llega a enero con unos cuantos quilos de más, un malestar y pesadez notables y la sensación de haberse pasado con las fiestas una vez más. Uno de los principales culpables de esta situación es el exceso de azúcar, que pasa de estar en lo más alto de la pirámide alimentaria para aparecer casi en cada sobremesa durante todo un mes. Pero este año aún estás a tiempo de pensarte las cosas y dejar a un lado ese dulce amargor, haciendo una buena planificación de tus comidas y celebraciones de Navidad. Para eso en Cosmethics os daremos unas buenas razones para evitar el azúcar en la medida de lo posible y algunos consejos para pasar una dulce Navidad pero con mucho menos azúcar.

El consumo de azúcar y sus consecuencias
El consumo de azúcar y sus consecuencias

LOS PELIGROS DEL CONSUMO DE AZÚCAR:

El azúcar en todas sus formas ha pasado de ser un ingrediente que aparecía testimonialmente en los días de fiesta a estar presente casi en cualquier tipo de alimento procesado que se pueda adquirir en el mercado. Esto ha llevado a todo un cambio en nuestro patrón de alimentación y por lo tanto a desencadenar múltiples problemas de salud derivados de este exceso. Os contamos algunos de los más destacados:

1. Carencias vitamínicas: La ingesta de azúcares e hidratos de carbono en general requiere del consumo de vitaminas del grupo B para su metabolismo. Esto sumado a que una dieta alta en azúcares suele ser baja en vitaminas y otros micronutrientes, hace que a día de hoy la carencia vitamínica y mineral sea un problema de salud muy presente en nuestra sociedad.

2. Aumento de peso: El exceso de azúcares en la dieta se transforma rápidamente en grasa que nuestro cuerpo almacena. También tiene poca capacidad para saciarnos ya que aunque aporta muchas calorías su metabolismo es muy rápido y además tiene la capacidad de influir en la leptina, que es una molécula que regula el hambre.

3. Resistencia a la insulina: La glucosa, para ser absorbida por nuestro organismo requiere de la insulina, que es una sustancia que libera el páncreas para este fin. Esta capacidad es limitada por lo que cuando ingerimos azúcares en exceso, nuestras células van creando resistencia a la insulina y el páncreas necesita liberar cada vez más cantidad, llevando a un estado de “agotamiento”. Este proceso es la antesala de la diabetes tipo 2 y del conocido como síndrome metabólico, que suponen un problema de salud grave.

4. Deterioro de la cavidad bucal: Los restos de azúcar acumulados en nuestra boca, suponen un caldo de cultivo ideal para que las bacterias proliferen. Éstas en el proceso de digestión del azúcar generan ácidos que son los que corroen nuestra dentadura y dan lugar a la caries, a la vez que favorecen ciertas infecciones bucales como la gingivitis.

5. Pérdida de memoria y de capacidades cognitivas: Diversos estudios han señalado la resistencia a la insulina con daños a nivel cerebral relacionados a largo plazo con el deterioro cognitivo e incluso con la enfermedad de Alzheimer. Además, el alto consumo de azúcares también provoca alteraciones hormonales y sobre receptores cerebrales que se relacionan con problemas de ansiedad, estrés, TDAH o depresión.

6. Adicción: El azúcar provoca la liberación de dopamina en el cerebro, a la vez que produce una modificación hormonal y altera el mecanismo del hambre. Por eso resulta algo tan adictivo y difícil de regular su consumo cuando es excesivo.

7. Hígado graso: Los azúcares añadidos presentes en los alimentos procesados suelen tener un alto contenido en fructosa. Este tipo de azúcar es metabolizado en el hígado, el cual lo transforma en grasa. Con el tiempo y el exceso,esta sobrecarga de trabajo puede llevarlo a convertirse en un hígado graso no alcohólico.

8. Riesgo cardiovascular: Este exceso de fructosa que metaboliza el hígado, produce un aumento de los triglicéridos en sangre, los cuales compromenten la buena circulación de nuestras arterias e incrementan el riesgo de sufir un accidente cardiovascular.

9. Desequilibrio de la piel: El exceso de azúcares en nuestra dieta puede producir desequilibrios que afectan directamente a nuestra piel. Uno de los más notables es el acné. Los picos de glucosa en sangre provocan cambios hormonales que hacen que nuestra piel produzca un exceso de grasa.

10. Aumento de la inflamación: El exceso de azúcar provoca un aumento de la inflamación en las células de nuestro cuerpo. Esto favorece la aparición de numerosas enfermedades y dolencias entre las que podría aparecer el cáncer o los accidentes cardiovasculares.

CONSEJOS PARA UNA NAVIDAD SIN AZÚCAR:

Bizcocho de zanahoria
Bizcocho de zanahoria

Cada días somos más las personas que decidimos cuidarnos y por lo tanto reducir el consumo de azúcares en nuestra dieta. Esto puede convertirse en una tarea complicada cuando aparecen las comidas familiares o las cenas con los amigos. Si además sufres una enfermedad como la diabetes, no sería nada deseable sufrir las consecuencias de estos excesos. Para superar estas navidades con éxito y poder disfrutar de esas comidas evitando el turrón y los polvorones, en Cosmethics os damos algunos consejos útiles:

1. Sigue con tu rutina: Cuando llega la navidad parece que el tiempo se detiene y perdemos el ritmo normal de nuestra vida. No dejes de lado tu rutina diaria y sigue con tu ritmo natural de descanso, tu ejercicio físico diario y tu dieta saludable. Entrarás en el 2016 con muy buen pie y seguramente cargado de energía positiva.

2. Deja los “excesos” para dias puntuales: Organiza bien tus comidas familiares y si vas a consumir algún dulce déjalo para esos días marcados en el calendario. Si te cuidas cada día puedes permitirte un trocito de esa tarta que tanto te gusta un par de días. Aún así evita empacharte y comer en exceso. Lo disfrutarás menos y no te sentará nada bien.

3. No te alimentes de sobras: Uno de los problemas de estas fiestas es que los dulces y los restos de comida de las cenas de nochebuena y fin de año se acumulan en todas las esquinas de nuestra despensa. Planifica estas comidas para evitar que sobre y si es así evita seguir comiendo estas sobras en días posteriores.

4. Realiza un plan “detox”: Si las comidas navideñas te dejan con el estómago hinchado y una enorme pesadez que te impide levantarte del sofá en un par de días, a lo mejor te vendría bien realizar después un  plan de desintoxicación. Un pequeño ayuno a base de batidos y caldos limpios te devolverá toda la salud y vitalidad.

5. Busca alternativas saludables y sin azúcar: Si decides evitar al máximo el azúcar en estas fiestas, deberías saber que existen multitud de postres y dulces que se pueden elaborar sin azúcar ni edulcorantes tóxicos y que están deliciosos. Solo necesitas una receta con tus ingredientes favoritos y ponerte manos a la obra. Podrás disfrutar de esas dulces sobremesas a la vez que te cuidas por dentro.

Photo from: http://cupofjo.com/2012/01/best-chocolate-mousse-of-your-life/

Photo from: https://www.pinterest.com/pin/563020390890653076/

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados