Cómo cuidar un tatuaje con cosmética natural

Cómo cuidar un tatuaje con cosmética natural
Cómo cuidar un tatuaje con cosmética natural

Cómo cuidar un tatuaje con cosmética natural

Tatuar:

1. Grabar dibujos en la piel humana introduciendo materias colorantes bajo la epidermis por punzadas o picaduras previamente dispuestas (RAE)

2. Marcar, dejar huella en alguien o algo (RAE)

Perforarse la piel con tinta ha sido una costumbre realizada desde la antigüedad por diferentes civilizaciones y razones. Existen tantos motivos para marcar la epidermis como individuos que quieran hacerlo.  Un tatuaje comienza siempre siendo una herida en la piel para convertirse -a posteriori- en una cicatriz voluntaria y muy personal.

Nuestro objetivo de hoy no es divagar sobre el proceso y/o ritual de iniciación sino más bien profundizar en el proceso de curación; la parte más importante del tatuaje si queremos que éste luzca saludable y perdure en el tiempo.

Cuidados básicos de un tatuaje:

Hablo desde la experiencia compartiendo todo cuanto escuché, leí, aprendí y descubrí con mis propios tatuajes:

1. Protege el tatuaje: posiblemente tu tatuador haya cubierto tu nueva huella con papel film (plástico transparente y muy finito o  con una venda), respeta el tiempo que te haya recomendado. Si son 4 horas son 4 horas, no quites el film antes de tiempo aunque tengas muchas ganas de ver cómo ha quedado. La razón es obvia: debes mantener protegido el tatuaje recién hecho para que no se adhieran a él bacterias y para que la sangre coagule. Evita cualquier contacto con superficies sucias y una vez retirado el papel no vuelvas a taparlo con ese mismo film, corres el riesgo de que se te infecte. De hecho lo mejor es que dejes que se airee, cicatrizará mucho más rápido si lo haces correctamente.

Tatuaje recién hecho antes de protegerlo con papel film

2. Limpieza: ha llegado el primer lavado, no te asustes. Es muy fácil. Seguramente tu tatuador te haya recomendado que laves la zona tatuade  3 veces al día con un jabón antibacterial. Es fundamental que sea hipoalergénico, que no contenga perfumes ni colorantes; por supuesto huye de cualquier residuo petroquímico (el más común Sodium Lauryl Sulfate) que pueda contener tu gel. Aún siendo antibacterial revisa el INCI y comprueba que sea natural. Tu piel absorbe el 65% de lo que le apliques pero recién herida este porcentaje es mayor y los daños también lo serán. Si aplicas productos de higiene o cuidado con sulfatos y otros ingredientes potencialmente tóxicos existen muchas posibilidades de que esa zona se irrite y reseque con mucha facilidad. Es fácil, no te compliques demasiado, no tienes que elegir un jabón raro. Es tan sencillo como utilizar un jabón neutro. Utiliza siempre agua tibia o fría y muy importante: seca muy bien la zona (la humedad siempre es un foco de infecciones). Al secar el tatuaje no arrastres ni frotes, presiona suavemente hasta que absorbas por completo toda la humedad. Para esto es ideal el papel de cocina. Nunca rasques ni retires las costras de la zona tatuada.

Jabones que he utilizado para limpiar mis tatuajes (son prácticamente los mismos que utilizo todo el año):

  1. Jabón líquido de Castilla de Dr.Bronner’s, mi favorito es el de menta y almendra pero cuando me hago un tatuaje nuevo siempre utilizo el Baby Mild (sin fragancia y para piel sensible, no tiene olor y está elaborado a base de aceite de castilla, es ideal para esto).
  2. Jabón sin fragancia ni sulfados para pieles extremadamente sensibles, perfecto para todo el cuerpo incluso para el rostro. Es ideal para limpiar todos los tatuajes porque es un jabón muy suave “sin jabón”, no hace nada de espuma.

 

3. Hidrata: utiliza una crema humectante (sin compuesto químicos) en la zona tatuada cada vez que la limpies y masajea suavemente hasta que tu piel la haya absorbido por completo. Si puedes evita el contacto directo con la ropa. Si está en una zona visible protégelo con una crema con factor de protección solar aunque evita todo lo que puedas el contacto directo con el sol. Queda totalmente prohibido bañarte en ríos, playas y/o piscinas durante las siguientes semanas (las recomendaciones varían de 15 a 30 días). Este cuidado es básico si quieres que tu tatuaje cicatrice muy bien y no pierda color en el futuro.

Aunque el agua del mar sea natural, también hay otro tipo de naturalidades y residuos que navegan en él. Tenlo en cuenta si quieres que tu tatuaje cicatrice antes y no te pique y luzca como se merece.

Los bálsamos que más he utilizado para cuidar y cicatrices mis tatuajes (más de 10), por orden de preferencia:

  1. Buriti Balm de Pai Skincare; cunde mucho, se absorbe muy bien, huele de maravilla y es 100% natural. No contiene ningún ingrediente potencialmente tóxicos. Este bálsamo lo utilizo durante todo el año, como bálsamo de mantenimiento ( mi favorito)
  2. Bálsamo reparador de hipérico, tiene un olor muy intenso y es muy nutritivo, es fantástico porque se absorbe muy rápido y alivia mucho la sensación de calor, sobre todo los primeros días. Recomiendo siempre este bálsamo si te has hecho un tatuaje muy grande, a color y con mucho relleno. Ahí la piel sufre mucho.
  3. Ungüento de cera de abejas con propóleo: alivia al momento, cicatriza muy rápido y se absorbe bastante rápido. Sólo tiene un pero, si hace mucho frío se solidifica, pero con un poco de calor se deshace fácilmente.
  4. Egyptian Magic, es un bálsamo también multiusos y puedes utilizarlo para cualquier rojez, rozadura, sequedad, herida y para tatuajes es fantástico. Sólo tiene un inconveniente: el olor. Si no te gustan los olores pesados no te lo recomiendo pero es fantástico.

Antes de utilizar estos bálamos descubrí Skin Savior de One Love Organics, una marca americana que ya no se comercializa en Europa.

Limpiar, hidratar y proteger serán tres cuidados básicos y rutinarias durante los días posteriores. En función del tatuaje – si es sombreado, con relieve…-, de la zona y del tamaño tardará más o menos en curar (desde 15/20 días hasta 5 semanas). Si quieres acelerar ese proceso recuerda cuidar diariamente esa nueva cicatriz. Siempre. Los primeros cuidados y el tiempo que le dediques a tu tatuaje influirán y serán fundamentales para que éste cicatrice antes y tenga un aspecto saludable.

Mi experiencia:

Mis primeros tatuajes fueron pequeños, sin relieve y en tinta negra*. Seguí en todo momento los consejos de mi tatuador -salvo la crema que me recomendó: Bepanthol-. Únicamente la utilicé los dos primeros días del primer tatuaje. Nunca más lo he vuelto a utilizar, ¿por qué? Por los ingredientes que contiene:

Aqua. Panthenol. Isopropyl myristate. Cetyl alcohol. Stearyl alcohol. Propylene glycol. Lanolin. Potassium cetyl phosphate. Pantolactone. Phenoxyethanol.

* La tinta de colores es más nociva que la tinta negra. Pregunta siempre a tu tatuador, pero hoy en día la tinta negra procede de pigmentos naturales, mayormente carbón y campeche.

El primer bálsamo orgánico que utilicé fue Skin Savior, de One Love Organics y ya no existe en Europa.

¿Por qué me gustó tanto Skin Savior?

Principalmente porque el INCI de este bálsamo natural era impecable, nunca me había defraudado y era justo lo que necesitaba:
– Por supuesto  no contenía vaselina (hidrocarburos), plásticos ni Phenoxyethanol (ningún ingrediente dañino).
– Estaba elaborado con cera orgánica (creando una película que ralentiza la pérdida de humedad), ideal para los tatuajes.
– Contenía aceite de Coco, Jojoba y manteca de Mango que regenera, calma, hidrata, nutre y deja la piel suave.
– Todos los ingredientes eran naturales y procedían de plantas.

INCI: Organic cocos nucifera (virgin coconut) oil, organic glycine soja (sweet soy) seed oil, organic beeswax, mangifera indica (mango) seed butter, salvia hispanica (chia) seed extract, avena sativa (oat) extract, citrus aurantium dulcis (orange) peel wax, simmondsia chinesis (jojoba) seed oil, organic vanilla planifolia fruit extract, tocopherol (natural, non-gmo vitamin e).

No hubo drama, pronto descubrí los bálsamos que os mencioné antes y desde entonces Buriti Balm siempre va conmigo en la mochila y cuando se avecina nuevo tatuaje, sobre todo si es grande, siempre compro un nuevo envase de Bálsamo de Hipérico, es un cuidado intensivo que viene fenomenal, sobre todo la primera semana que la piel ha quedado a flor de piel.

 

Por si todavía tienes dudas… Resumen:

1. No utilices bepanthol.  Casi siempre recomiendan esta crema como tratamiento. Yo sólo la utilicé los 2 primeros días de mi primer tatuaje y la deseché (me quede con el papelito para no olvidarme del INCI). Pronto me hice con un bálsamo natural (que siempre utilizo). Utiliza un cosmético natural -sin ingredientes potencialmente tóxicos-, que hidrate y nutra. Y recuerda aplicar poca cantidad y no a todas horas.

Nos empeñamos con hidratar nuestro tatuaje constantemente y eso no es correcto. Debe estar limpio, hidratado pero no constantemente humectado si no es difícil que cicatrice y la costra estará constantemente blanda y no secará como debe (ni caerá).

2. Mantenlo limpio, utiliza un jabón/gel suave, a poder ser sin fragancia ni aromas.

3. Evita exponerlo al sol, sobre todo durante el primer mes. Y cuando ya esté completamente cicatrizado protégelo e hidrátalo siempre.

4. Superado el proceso de cicatrización cuídalo cada día. Forma parte de ti, así que no te olvides nunca de hidratarlo y nutrirlo. Sólo son un par de minutos pero debes acostumbrarte a hacerlo diariamente.

“Una cicatriz nunca es lo mismo que la verdadera piel, pero la herida deja de sangrar igual”. Robin Hobb

 

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados