Cambios en la piel durante el embarazo

Los cambios hormonales, vasculares y metabólicos que se producen durante el embarazo, influyen notablemente sobre la piel. La mayor parte de las mujeres notan ciertos cambios cutáneos durante este período, siendo la mayoría totalmente normales y reversibles tras el parto. En esta entrada os hablaremos sobre algunos de los procesos más comunes a los que se somente la piel de las mujeres embarazadas.

Cambios en la piel durante el embarazo
Piel y embarazo

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre una serie de cambios adaptativos capaces de reflejarse también en la piel. Aunqe muchos de ellos son reversibles y remitirán después del parto, otros pueden dejar secuelas, como es el caso de las estrías. De todas formas es fundamental estar informada sobre estos procesos para poder identificarlos y tratarlos en caso necesario. En Cosmethics os ponemos al día de los más comunes:

Acné: La elevación de los niveles de estrógenos hace que nuestras glándulas sebáceas produzcan más grasa y por eso, el embarazo puede ser una causa de aparición de acné. Este riesgo se incrementa en el caso de sufrir habitualmente acné durante la menstruación o si tienes antecedentes importantes de acné.

Estrías: El rápido estiramiento de la piel producido durante el embarazo hace que las fibras de colágeno de las capas más profundas se rompan y pierdan su elasticidad. Si esto se suma a un mal control del peso y a una falta de hidratación, el resultado puede ser muy notable en cuanto a la cantidad de piel afectada. Se debe hidratar bien la piel y cuidar la alimentación para prevenir su aparición y atenuar sus consecuencias. Sigue nuestros consejos para prevenirlas.

Varices: Las mujeres embarazadas tienden a notar un empeoramiento de sus varices o a debutar en cuanto a su aparición. En su patogenia influyen varios factores, como el aumento del volumen sanguíneo circulante durante el embarazo, la presión del útero sobre la vena cava y el efecto de la progesterona, dilatando los vasos sanguíneos. Aunque es un problema que suele mejorar tras el parto, puede no hacerlo o hacerlo solo parcialmente, por eso es fundamental tomar ciertas medidas que favorezcan el flujo sanguíneo a través de nuestras piernas.

Cloasma: Se conoce también como “máscara del embarazo”, ya que consiste en la aparición de manchas parduzcas en la frente, sienes y mejillas. Es típico de mujeres con pelo oscuro y piel clara y se debe al aumento de pigmentación producido por los cambios hormonales del embarazo. De hecho, estas manchas suelen ser reversibles y puede que también se acentúen otras zonas hiperpigmentadas: pecas, lunares… Solamente la areola del pezón suele incrementar su pigmentación de forma irreversible. Protege tu piel del sol para evitar que estas manchas se acentúen y dejen marcas.

Linea negra: Ésta también es fruto de la hiperpigmentación cutánea. Es una linea más oscura que baja desde el ombligo hasta el pubis. Simplemente es el oscurecimiento de la línea alba, que ya existía antes, aunque muchas veces pasa desapercibida.

Piel brillante: Al igual que se puede dar el caso de aparición de acné por sobreestimulación de las glándulas sebáceas, en mujeres con piel más seca puede que este problema desaparezca y la piel se vuelva más equilibrada y brillante.

Comezón: A causa del rápido estiramiento de la piel durante el embarazo, muchas mujeres sufren picor e incluso enrojecimiento de algunas zonas de la piel.  Es típico del abdomen y los senos, aunque a veces también aparece comezón en la palmas de las manos y las plantas de los pies. A veces esto se junta con el calor excesivo y la retención de líquidos y pueden aparecer pequeñas erupciones o irritación. Es importante evitar el rascado y calmar la piel con un agua o bálsamo natural.

Estos son algunos de los procesos cutáneos más comunes durante el embarazo. Como veis, la mayoría de ellos están asociados a cambios hormonales y suelen ser reversibles. De todas formas, es fundamental cuidarse tanto por dentro como por fuera, y evitar productos agresivos que puedan ser tóxicos tanto para la madre como para el feto. Cuidar la piel de forma natural y constante durante el embarazo hará que se recupere mucho mejor tras el parto, volviendo a lucir firme y radiante.

Photo from: http://www.mnn.com/family/babies-pregnancy/blogs/pa-law-makes-it-illegal-to-touch-a-pregnant-womans-belly

 

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados