Aceite de nuez de macadamia: ¿cómo y cuándo utilizarlo?

Nuestra primera  entrada del 2016 de “Hablando con” es sobre el aceite de Macadamia. Un aceite ligero, que no obstruye y con muchos beneficios y usos, sobre todo para pieles que necesitan una dosis extra de vitalidad. ¡¡Allá vamos!!

El aceite de macadamia es un aceite ligero, apto para todo tipo de pieles -aunque se recomienda utilizar en pieles sensibles, secas, maduras y/o flácidas-. Además de utilizarlo sobre el rostro es un aceite perfecto para aplicar sobre el cabello, labios y en el contorno del ojo si tu piel es muy delicada.

Aceite de macadamia: propiedades y usos
Aceite de macadamia: propiedades y usos.

¿Por qué es tan bueno el aceite de macadamia?

– Porque al ser un aceite con una elevada presencia de ácidos oleicos, linoléicos y esteroles es un aceite calmante y suavizante con numerosas propiedades antiinflamatorias y protectoras.
– Porque es un aceite ligero, que no obstruye los poros de la piel (no es comedogénico) y no provoca acné ni granos. Además es perfecto para calmar las rojeces de la piel. Por lo tanto es una alternativa natural para una piel mixta y con rojeces.
– Porque es de rápida absorción y no deja la piel “aceitosa” y está indicado también para pieles apagadas que necesitan una dosis extra de elasticidad, tonicidad y vitalidad. Es un excelente aceite natural antiarrugas -como por ejemplo el aceite de argán-.
– Porque se conserva fácil y durante mucho tiempo, no es tan delicado como por ejemplo otros aceites naturales como el de rosa mosqueta.
– Porque puedes aplicártelo sobre el cabello. Hidrata y repara ayudando a tener el cabello más fuerte y evitando su caída.
 

¿Cómo y cuándo me lo aplico?

Aplícatelo sobre la zona deseada. Si lo utilizas para el cabello nuestra recomendación es que lo apliques sobre el cabello limpio y húmedo (no hay que aclararlo).
Os deseamos una feliz noche de Reyes

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados