Aceite de lavanda: ¿cómo y cuándo utilizarlo?

Hoy nuestra protagonista indiscutible es el aceite de lavanda; un aceite muy conocido y utilizado prácticamente por todo el mundo. Hoy vamos a profundizar en sus usos, beneficios y propiedades. El aceite de lavanda es un aceite muy versátil con propiedades calmantes, estéticas, limpiadoras, relajantes… Es un aceite fácil de conseguir y que puede ser utilizado tanto por niños como por adultos. Únicamente deberán evitar su uso mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o personas que tengan epilepsia. Obviamente también todas aquellas personas alérgicas a esta planta.

Aceite de lavanda: ¿cómo y cuándo utilizarlo?
Aceite de lavanda: ¿cómo y cuándo utilizarlo?

¿Por qué es tan bueno el aceite de lavanda?

–  Porque salvando los casos anteriormente mencionados es un aceite multiusos y muy fácil de conseguir; apto tanto para adultos como para peques.
– Porque calma las rojeces de la piel y alivia la piel en zonas irritadas; ideal para aplicar después del baño de grandes y peques.
– Porque es un aceite ideal para el cabello: mezclado con aceite de coco y jojoba consigues una mascarilla nutritiva que hidrata y repara el cabello dañado o débil.
– Porque es uno de los mejores repelentes naturales. Elabora una bruma corporal con aceite esencial de lavanda y agua y evitarás picaduras de mosquitos cuando llegue el verano (y los peques de la casa los agradecerán).
– Porque está demostrado que la lavanda ayuda a conciliar el sueño. Prueba con nuestra bruma de almohada relajante elaborada con lavanda. Y si te animas incluso puedes elaborar un perfume sólido de lavanda.
– Porque tiene numerosas propiedades relajantes y calmantes. Regálate un baño diluyendo gotas de aceite esencial de lavanda e incluso hojas de lavanda. Mente despejada y cuerpo relajado.
– Es un aceite apto para pieles grasas. Reduce el acné, astringe y evita la aparición de brillos y granos.
– También se recomienda su uso para calmar dolores de cabeza. He de confesar que a mi nunca me ha funcionado la lavanda para calmar una cefalea (Ana al teclado). De momento lo único que me ha ayudado a espaciar/reducir migrañas ha sido el deporte, el reposo, la oscuridad y evitar el consumo de lácteos y cítricos los días previos a una migraña (si es hormonal).
Photo from: https://es.pinterest.com/pin/433823376585640224/
 

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados