8 consejos para calmar una migraña de forma natural

La semana pasada, en Cosmethics os dábamos una reseña sobre cefaleas y migrañas, aprendiendo a diferenciar una migraña de una cefalea tensional y explicando las características y síntomas de cada una de ellas. Hoy queremos daros algunos consejos para prevenir y tratar esos dolores de cabeza que pueden arruinarnos un día sin tener que recurrir siempre a analgésicos y antiinflamatorios.

Relájate: Dedica unos minutos cada día para estar contigo mismo.
Relájate: Dedica unos minutos cada día para estar contigo mismo.

El ritmo de vida actual, el estrés y los malos hábitos han hecho que las migrañas y cefaleas tensionales sean un problema de salud para muchas personas, capaz de hacerles estallar la cabeza en muchos momentos de sus vidas. Si sufres algún tipo de cefalea de forma ocasional o habitual, sabrás de lo que hablamos y seguramente más de una vez has recurrido a la solución “fácil” de tomarte una aspirina o un ibuprofeno.

En Cosmethics, además de explicaros las causas de estos dolores tan molestos, queremos daros algunos consejos y alternativas para poder prevenir y tratar las cefaleas de una forma natural, evitando al máximo el tener que recurrir a tratamientos farmacológicos, que además de efectos secundarios, crean tolerancia y no atajan el problema desde la prevención.

 1. Escribe un diario: No se trata de que cuentes tu vida cada noche, si no de que tomes nota cada vez que sufras dolor de cabeza, anotando también las actividades que has hecho ese día, cómo ha sido tu descanso, lo que has comido o cualquier otra cosa que puedas relacionar con tu cefalea. Te ayudará a encontrar los factores desencadenantes y así poder evitarlos.

2. Descansa lo necesario: Dedica las suficientes horas a descansar. Intenta acostarte temprano y levantarte con tiempo, durmiendo entre 7 y 9 horas. Además intenta que tu sueño sea de calidad, sobre un buen colchón que permita a tu cuerpo relajarse y descansar y sin ruidos ni luces que interfieran en tu descanso.

3. Crea una rutina saludable: Intenta llevar una vida lo más organizada posible, evitando las prisas y el estrés.  Es fundamental tener unos hábitos continuos en cuanto a horarios de comidas, descanso, trabajo y ocio. Los desajustes en este aspecto y el estrés son factores muy relacionados tanto con las migrañas como con las cefaleas tensionales.

4. Relájate: Dedica unos minutos cada día para estar contigo mismo. Practicar técnicas de relajación y meditación es de gran ayuda para relajarnos, aprender a analizar y controlar nuestro cuerpo y llevar una vida más optimista. Si ves que la cefalea acecha, prueba a acostarte diez minutos con los ojos cerrados, controlando la respiración con el diafragma, sintiendo tu cuerpo y visualizando alguna imagen agradable. Te hará desconectar del intenso dolor que atormenta tu cabeza.

5. Practica algún deporte: El ejercicio aeróbico habitual y sobre todo si es al aire libre es de gran ayuda para prevenir las cefaleas. Activa la circulación de todo el cuerpo, por lo que ayuda a disminuir la presión a nivel cerebral, mejora tu estado de ánimo y mantiene tus músculos tonificados, evitando contracturas y malas posturas que pueden ser la causa de tu dolor de cabeza. Técnicas como el yoga o pilates también pueden ser de gran ayuda.

6. Cuida tu dieta: Existen multitud de consejos dietéticos en torno a las migrañas. Nosotras te proponemos evitar todo aquello susceptible de desencadenarla y consumir alimentos que ayuden a prevenirlas. Evita los excitantes (café, té, cacao) los alimentos procesados y con aditivos y todo aquel alimento que tú relaciones con tu cefalea. Hay casos en los que la intolerancia al gluten o a la caseína de la leche puede ser causa de migraña. Observa si puede ser tu caso. Consume frutas y verduras frescas y de temporada y lleva una alimentación lo más natural posible, evitando tóxicos como el alcohol y el tabaco, el azúcar y las harinas refinadas y las comidas demasiado pesadas. El magnesio, la vitamina B2 y el coenzima Q, han demostrado ser capaces de prevenir las migrañas. Consume alimentos que los contengan y valora con un especialista si puede ser conveniente tomarlos a mayores como suplemento.

7. Cuida tu espalda: Mantener una buena postura tanto al dormir, como durante el día es fundamental para evitar contracturas que puedan desencadenar una cefalea. Realiza ejercicios que ayuden a corregir tus movimientos y fortalezcan la musculatura del tronco y si es necesario visita a un fisioterapeuta. Los masajes descontracturantes y técnicas como la electroestimulación, los ultrasonidos e incluso la acupuntura pueden ayudarte a aliviar tensiones y además descansarás mejor.

8. Ayúdate con fitoterapia: La naturaleza pone a nuestro alcance multitud de hierbas y plantas que son verdaderas medicinas. Las infusiones de salvia o de jengibre son muy eficaces como antiinflamatorias y analgésicas en caso de dolor de cabeza. La hierba luisa, la melisa, la camomila o la hierbabuena también pueden ayudarte, a la vez que tienen un efecto relajante y reductor del estrés. Un baño de lavanda o un paño fresco en la nuca con unas gotas de aceite esencial de menta también pueden ser altamente efectivos.

¿Qué os han parecido estos consejos? Nosotras esperamos que sean de vuestra ayuda y, si sufres algún tipo de cefalea, ya sea tensional o jaqueca, recuerda que cada persona es un mundo y que  lo más importante para tratarla va a ser que tú mismo analices cuáles pueden ser los factores desencadenates para así poder prevenirlos. Si además llevas un estilo de vida saludable y cuidas tus hábitos de descanso y alimentación y evitas el estrés seguramente tu problema mejore. No olvides que éste suele ser el causante en la mayoría de los casos.

¡Feliz inicio de semana!

Photo from: http://goo.gl/vKFSyG

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados