31 de octubre 2016

Poco a poco nos vamos proponiendo reducir determinados alimentos que sabemos que a una gran parte de la sociedad no nos sientan todo lo bien que debería. Cada vez es más común cocinar sin trigo, sin productos lácteos ni azúcar refinado. Cuando alguien lo dice ya no nos suena tan raro porque estamos más familiarizados