Consejo Médico

Protege tu piel del frío

A estas alturas ya podemos afirmar que se siente de verdad el invierno en theCosmethics. Seguramente habréis notado que durante esta estación vuestra piel se reseca y se muestra apagada. El frío y el viento debilitan la barrera protectora de la piel haciéndose sentir sobre ella. Por eso queremos empezar la semana con buen pie, dando algunos consejos para que podáis seguir luciendo una piel sana y radiante durante todo el invierno.

Consejos para proteger la piel del frío y mantenerla hidratada

Consejos para proteger la piel del frío y mantenerla hidratada

Consejos para proteger la piel del frío y mantenerla saludable

El frío, el viento, los ambientes con baja humedad y los cambios bruscos de temperatura suponen una agresión constante a nuestra piel durante el invierno. La piel más expuesta, que es la del rostro y la de las manos, es la que más se expone a ello. Es por eso que suele tender a resecarse durante esta época y a mostrarse más apagada, áspera y con poca elasticidad. Si además sufres algún problema cutáneo como dermatitis atópica, la situación puede empeorar, produciéndose mayor descamación e irritación.

Las personas que además padecen alguna patología vascular son susceptibles de sufrir ciertas complicaciones asociadas como pueden ser los sabañones o el fenómeno de Raynaud, fruto de la falta de circulación sanguínea periférica. Por eso es fundamentar cuidar nuestra piel en invierno y ayudar a mantener activa la circulación, nutriéndola por dentro y por fuera.

Aquí os dejamos algunos consejos:

  1. Alimentación: Como siempre, debes de mantener una alimentación variada, rica en frutas y verduras y aportando la cantidad suficiente de agua. Este punto es muy importante, ya que ayuda a contrarrestrar la sequedad del invierno.
  2. Cambios de temperatura: Debes evitarlos y protegerte de ellos. La temperatura ambiente de tu casa no debe pasar de los 22 ºC y puede ser recomendable tener algún sistema para garantizar cierta humedad en el aire.
  3. Hidratación extra: En invierno es fundamental hidratar la piel cada día. Emplea una crema acorde con tu tipo de piel, que en invierno suele ser un poco más hidratante y grasa que en verano.
  4. Zonas delicadasEl contorno de ojos y de los labios son zonas que sufren especialmente en esta época. No olvides aplicar un producto específico que las nutra y proteja del frío.
  5. Protección solar: En invierno la radiación solar tipo UVB disminuye en favor de la UVA, causante del envejecimiento prematuro de la piel. Por eso debemos utilizar factor de protección solar, sobre todo en zonas especialmente sensibles, como los labios.
  6. Cuida tus manos: Las manos en invierno también tienden a resecarse y agrietarse más. Sobre todo si nuestro trabajo obliga a mantenerlas mojadas mucho tiempo. Utiliza una crema hidratante específica, que las proteja y cuide la piel y las uñas.
  7. Baño y ducha: Evita los baños largos y con agua muy caliente. Las duchas rápidas y con agua tibia son las mejores para evitar que la piel pierda su hidratación natural. Utiliza un jabón suave y natural.

Además, la naturaleza nos ofrece algunas maravillas en cuanto a nutrición e hidratación de la piel se refiere. En theCosmethics no dejamos de lado sus propiedades y os presentamos alguna de ellas. ¿Ya las conocías?

 

Manteca de karité y bálsamos con mantecas y ceras orgánicas:

Son un todo terreno en invierno, sobre todo para las personas que ya tienen tendencia a tener la piel seca. La mantenca de karité, el aceite de aguacate, los bálsamos con miel, aceite de olvida y propoóleo son fantásticos para esta época del año. Son muy hidratantes, nutritivos y regeneradores. Consiguen crear una capa protectora ideal para ciertas zonas sensibles o dañadas. Utilizados en su forma pura sirven como protector labial, como hidratante corporal, para zonas agrietadas como los talones o incluso para el cabello seco.

Aceite de rosa mosqueta:

Sus propiedades regeneradoras lo convierten en el complemento ideal para tratar ciertas zonas durante el invierno. Utilizado como aceite facial por las noches ayuda a evitar la aparición de líneas de expresión y aporta un toque de hidratación extra a tu rostro. Además ayuda a eliminar las manchas y cicatrices del verano. No olvides que solo se debe emplear por las noches, cuando no se expone la piel al sol.

Aceite de aguacate:

Es una opción hidratante más ligera que la manteca de Karité, pero también muy hidratante. Es muy emoliente, hidratante y suavizante. Por eso, es el componente ideal para una mascarilla nutritiva este invierno.

Aceite de coco:

Es otro de los «multiusos» de la cosmética natural. Al igual que la manteca de karité puede formar parte de tus productos de cosmética como ingrediente o puede ser aplicado puro. Es especialmente interesante para ayudar a proteger y reparar zonas agrietadas como labios o codos y para hidratar el cabello seco.

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder