A Cosmethics le gusta...

Embarazo y lactancia: ¿cómo cambia tu cuerpo?

La especial relación que se crea durante el embarazo entre madre e hijo es una experiencia única e incomparable, tanto a nivel emocional como corporal. Durante los nueve meses de embarazo, el organismo de la madre se prepara para dar a su hijo todo lo que necesita para que crezca en su interior. La piel, el metabolismo y todas las sensaciones corporales pueden cambiar durante este tiempo y necesitan una especial atención. 

Cambios de tu cuerpo durante el embarazo

Cambios de tu cuerpo durante el embarazo

Comienzo del embarazo

Al principio del embarazo, muchas mujeres se sienten muy cansadas por los cambios que tienen lugar en su organismo. En caso de que, por algún motivo, no sea posible satisfacer la necesidad de tranquilidad y sueño, la Sra.Kiefer (asesora de Wala en Dr.Hauschka que durante muchos años trabajó como comadrona) recomienda realizar un masaje en los brazos y en las piernas y combinarlo con un masaje a base de chorros de agua fría. De esta forma se refuerza la circulación, se previene las hinchazones y se consigue descongestionar y reducir los calambres en las piernas.

Prevenir las estrías durante el embarazo es un tema importante para las mujeres que van a ser madres. Los masajes regulares dando suaves pellizquitos en la piel proporciona elasticidad y reafirman la piel, hay muchos productos con esta finalidad. Nuestra recomendación el tratamiento antiestrías 100% natural de Pai Skincare.

Un baño para el cuerpo y el espíritu

Las mujeres que van a ser madres disfrutan de las sensaciones que proporciona un baño caliente, nuestro consejo es que añadas unas gotas de aceite esencial de Lavanda y te relajes y disfrutes mucho de ese momento.

La luna de miel con el bebé

En un periodo de seis a ocho semanas después del nacimiento de un bebé, el cuerpo de la madre debe recuperarse de los esfuerzos del embarazo y el parto. La Sra. Kiefer subraya la importancia del descanso y la relajación en estas semanas:

“En este periodo tan especial al que yo llamo luna de miel con bebé, los padres deberían disfrutar de unos días agradables sin demasiadas tensiones, de manera que el bebé sienta que todo va bien”.

Protección para los más delicados

Un recién nacido es un ser que encarna la inocencia, la pureza y el amor y depende totalmente del cuidado de sus padres. Un símbolo de su sensibilidad es su piel: no existe nada más suave que la piel de un bebé. A través de su piel, entra en contacto por primera vez con su madre y con el mundo. La Sra.Kiefer explica el por qué, en general, ella no recomienda utilizar ningún producto de tratamiento en la piel del recién nacido:

“No hay nada tan delicado como la piel del bebé. Yo recomiendo solo agua para lavar al lactante y empezar a bañarle una vez por semana, a partir del momento en el que se le ha curado el ombligo. Normalmente en ese momento el bebé tiene 10-14 días y ya puede disfrutar de un baño en manos de su padre en el ambiente cálido del cuarto de baño. Si la madre tiene mucha leche, ésta, por supuesto se puede añadir al agua del baño”

Cuando los bebés ya tienen unos meses y establecen más relación con el medio que les rodea, los productos de tratamiento nutritivos de Dr.Hauschka ayudan a protegerles del viento frío, como por ejemplo la Crema de Rosas.

Los masajes al bebé se recomiendan a partir del tercer mes y son una magnífica oportunidad de estar en contacto con el bebé.

Photo from: https://es.pinterest.com/pin/53621051792152312/

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder