Consejo Médico

4 Ingredientes químicos y potencialmente carcinógenos

El cáncer es uno de los mayores problemas de salud del siglo XXI. Se trata de un conjunto de enfermedades, en gran parte de origen multifactorial que están relacionadas tanto con el aumento de la esperanza de vida, como con factores genéticos y ambientales. Dentro de estos últimos entra en juego la exposición a productos químicos y potencialmente carcinógenos, sustancias muy comunes en el mundo occidental pero totalmente desconocidas para la naturaleza de nuestro organismo. Hoy vamos a hablar de algunas de esas sustancias que pueden tener efectos carcinógenos o que se asocian a determinados tipos de cáncer. Un tema sobre el que a día de hoy, y sobre todo en las redes y medios de comunicación, se está hablando mucho, síntoma de que ha comenzado a preocuparnos. Eso tiene su parte peligrosa y ésto hace que circulen mensajes de todo tipo que pueden llevar a la confusión o a la creación de falsos mitos. Vamos a aclarar algunos aspectos al respecto, profundizando en algunas de las sustancias más controvertidas y dando detalles sobre cada una de ellas:

Esmaltes de uñas 5free: sin tolueno, formaldehído, alcanfor, ftalatos y resinas de formol.

Esmaltes de uñas 5free: sin tolueno, formaldehído, alcanfor, ftalatos ni resinas de formol.

PARABENOS: ya hemos hablado de ellos en anteriores ocasiones debido a su capacidad alergénica. Normalmente se emplean como conservantes y humectantes y están presentes en desodorantes, champús, cremas, geles de afeitado… Sabemos que son sustancias capaces de penetrar a través de la piel, pues en estudios de laboratorio se han encontrado parabenos en restos de tejido mamario y otros tejidos del cuerpo. Esto y su presencia en muestras de células cancerígenas, han hecho que se asocie su uso a este tipo de cáncer. Además sabemos que pueden actuar como análogos del estrógeno, lo que podría también provocar y/o acelerar su aparición. Los estudios en este campo permanecen activos y seguramente en un futuro próximo tendremos datos más concretos sobre ellos. De momento algunos tipos de parabenos ya han sido prohibidos en cosmética. En octubre de 2014 el 9 de Abril, la Comisión prohibió el uso de 5 parabenos en los cosméticos: Isopropilparabeno, Isobutilparabeno, Fenilparabeno, Bencilparabeno y Pentilparabeno.

Algunos de los parabenos más comunes: Benzylparaben, Butylparaben, Ethylparaben (E214), Isobutylparaben, Isopropylparaben, Methylparaben (E218) y Propylparaben (E216).

FORMALDEHIDO: éste es un compuesto altamente tóxico y peligroso, empleado como conservante tanto en productos de hogar como limpiadores, lacas o barnices como en cosméticos varios. Geles, champús, maquillaje, dentífricos o esmaltes de uñas eran productos en los que se podía encontrar este compuesto con facilidad. Hablamos en pasado porque desde el año 2004 y tras diversos estudios, la OMS lo ha clasificado como cancerígeno limitando su uso. Eso si, la industria no ha tardado en encontrar sustituto y en su lugar se emplean sustancias liberadoras de formaldehído, por lo que el problema sigue presente. Algunas de las más comunes son el Queternium-15, la Imidazolidinil urea, la Diazolidinil urea o el Bronopol.

Esmaltes de uñas sin formaldehido.

Dentífricos naturales y orgánicos sin formaldehido.

Champús sin formaldehido.

FTALATOS: estas son otras de las sustancias más controvertidas empleadas en cosmética como disolventes y suavizantes. Son ingredientes tóxicos y, aunque se emplean en pequeñas cantidades, su uso ya ha sido relacionado con ciertos tipos de cáncer, por su actividad como disruptores hormonales. Según datos de estudios pueden alterar el esperma e incluso llegar a  producir malformaciones fetales si se acumulan en cantidad. Debido a esto, muchos ftalatos han sido recientemente prohibidos en Europa ya que era muy común utilizarlos en la fabricacion de cosméticos y otros productos como los juguetes infantiles o determinados envases. Ftalatos más comunes: DEHD, DIHP DBP y BBP. Aún así existen otros tipos de ftalatos que siguen presentes en múltiples productos y no se ha limitado su introducción en productos de importación, por lo que pese a su controversia no estamos exentos de encontrarlos en cosméticos y otros productos de la industria química. 

ALUMINIO: volvemos a otro de los ingredientes más cuestionados a día de hoy por su uso en desodorantes y su posible relación con el cáncer de mama. Sabemos que es capaz de penetrar en la piel y se han encontrado cúmulos en muestras de tejidos internos. Además el grado de incidencia de cáncer de mama se ha visto que es mayor en mujeres en las que también se encontró aluminio acumulado en sus senos. Pero, ¿todo el aluminio presente en cosmética penetra a través de la piel? La respuesta es no. Sabemos que dependiendo del tamaño de las partículas, éstas son capaces de atravesar los poros o no. El problema está en que cuando vemos la palabra aluminio en la lista de ingredientes no sabemos si vamos a absorberlo o no. Es por eso que también se ha generado un ambiente de confusión en cuanto a la seguridad del uso de la piedra de alumbre como desodorante (que como su nombre indica es un mineral que contiene aluminio). Los datos que tenemos a día de hoy son dispares y poco concluyentes, por lo que no podemos asegurar al 100% su inocuidad. Nuestra recomendación al respecto es que si te preocupa el potencial cancerígeno de tu desodorante, evites cualquier tipo de aluminio en su composición. Hoy en día hay alternativas en cualquier formato. Y si lo quieres hacerlo tú mismo es muy sencillo.

Desodorante 100% natural y orgánico

Desodorante 100% natural y orgánico

Hoy hemos hablado en detalle sobre 4 tipos de compuestos de los más conocidos y controvertidos en cuanto a su relación con el cáncer. No olvides que a la lista seguramente podríamos añadir más y que muchos de los ingredientes que hoy están prohibidos fueron considerados seguros en un pasado. Anteriormente se utilizado ingredientes que hoy están prohibidos, por lo que con toda probabilidad veremos como estudios demuestran que ciertos componentes que hoy se emplean pueden también ser tóxicos o facilitar la aparición de algún cáncer.

Aún así no debes alarmarte y piensa que, en la prevención del cáncer existen multitud de factores. Evitar la exposición continuada a ciertos agentes y llevar una vida saludable (prestando especial atención a la alimentación y a la actividad física) juegan un papel fundamental.

 

También te puede interesar

Todavía no hay comentarios

    Responder